Dos parábolas de Buda para reflexionar

"Con comunicación útil purifico mi habla”
- en Budismo, Destacadas, Top 5
Ciudad de México.- En sus tiempos, El maestro Buda usó Parábolas para predicar su filosofía. Con narraciones breves y sencillas exponía ejemplos que todos, absolutamente todos, desde un campesino o un erudito, eran capaces de comprender.
Aquí dos de sus parábolas que nos hacen reflexionar.
Un día, un discípulo que pretendía alcanzar la iluminación fue donde su maestro de meditación y le dijo con aire afligido: 
 
¡Mi meditación es horrible! Me distraigo continuamente, o me duelen las piernas o me quedo dormido. ¡Es terrible!
 
– Pasará – fue la respuesta del maestro, quien le sonrió con esa sabiduría que otorga la experiencia.
 
El estudiante se marchó, pero siguió intentándolo, de manera que un mes más tarde regresó donde su maestro y visiblemente entusiasmado le hizo partícipe de sus progresos:
 
– He seguido su consejo. ¡Ahora mi meditación es maravillosa! ¡Me siento tan consciente, tan tranquilo y tan vivo a la vez! ¡Es maravilloso!
 
El maestro lo miro, sonrió una vez más y todo lo que le dijo fue:
 
– Pasará”.
Esta sencilla pero iluminadora historia me recuerda un sabio consejo de mi abuela que salía a relucir tanto en los momentos más difíciles como en aquellos en los que exultaba por los resultados alcanzados: “todo llega y todo pasa”. Este consejo pone el centro de atención en nuestra tendencia a pensar que las situaciones y las emociones son imperecederas, animándonos a poner los pies en la tierra.
“Con comunicación armoniosa purifico mi habla”

El equilibrio de la vida que nos negamos a aceptar

En la filosofía budista todos los fenómenos y sucesos tienen una parte positiva y otra negativa. Aunque más que hablar en términos de positivo y negativo, lo cual dependerá enormemente de la perspectiva individual ya que lo que para algunos puede representar una pérdida para otros puede ser una ganancia, sería más correcto asumir que se trata de polos opuestos de un continuo.
Según esta forma de comprender la vida y el mundo, para encontrar el equilibrio, esos polos se alternan continuamente. Es por eso que pasamos por periodos negativos en los que todo parece ir mal y luego llegan etapas maravillosas en las que todo fluye con naturalidad.
Ese equilibrio es necesario porque nos permite equilibrar nuestra visión de la vida. Somos capaces de apreciar mejor las cosas positivas que nos ocurren cuando hemos pasado por períodos difíciles. A la vez, los sucesos negativos nos convierten en personas más resilientes y nos ayudan a madurar emocionalmente. De hecho, una frase preciosa de Ralph Waldo Emerson dice: “La mayoría de las sombras en la vida están causadas por estar parados delante de nuestro sol“, lo cual no solo nos indica la dualidad que encierra cada situación sino que también resalta nuestro papel en esas luces y sombras.

2.- Ignorar es un arte 

Se cuenta que en una ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos se enfurecieron.
 
Ananda, el discípulo más cercano, le pidió a Buda:
 
– ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!
 
Buda se limpió la cara con serenidad y le respondió a Ananda:
 
– No. Yo hablaré con él.
 
Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, le dijo al hombre:
 
– Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía pueden invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos! 

Las 3 situaciones que debes aprender a ignorar

1. Las críticas destructivas. Cuando las críticas no tienen la intención de ayudarnos a mejorar sino tan solo de desmotivarnos o hacernos sentir inferiores, deberíamos hacer caso omiso de ellas. No dejes que otras personas te juzguen sin haber caminado con tus zapatos. Y mucho menos dejes que sus críticas te dañen.
2. Las malas acciones. Si una persona te hace una mala acción, no permitas que esta altere tu equilibrio psicológico porque entonces habrá logrado su objetivo. Recuerda que solo puede dañarte aquello a lo que le confieres poder. Anota la mala acción, reestructura tus expectativas sobre esa persona y sigue adelante.
3. Las manipulaciones. Algunas personas intentarán controlarte a través de la manipulación emocional. Es importante que seas consciente de ello y que aprendas a obviar los comentarios que hacen leva en tu sentido de la responsabilidad, tus sensaciones de culpa o incluso tu cariño, para hacerte tomar decisiones que de otra manera no tomarías. Cuando aprendes a ignorar ese tipo de comentarios, puedes ser verdaderamente libre para decidir cada paso en tu vida.
Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*