Por qué necesito comer frutos secos

- en Alimentación Consciente, Destacadas, Nutrición, Top 5

México, D.F.- Los frutos secos son básicos en una dieta saludable y se recomienda su consumo todos los días. La cantidad recomendada son unos 30 gramos al día.

Esta cantidad, está demostrado, disminuye en un 50% el riesgo de sufrir infarto de miocardio o de morir de una cardiopatía isquémica.

  • Ayudan a reducir los niveles de colesterol “malo” y aumentar el “bueno”, hasta en un 10%…gracias a su contenido en grasas saludables también llamadas “insaturadas”, así como también porque contienen ácidos grasos oleicos y linoleicos y los tan populares Omega 3.
  • Todas estas equilibran los niveles de colesterol en sangre y se convierten, por consecuencia, en protectores del sistema cardiovascular, reduciendo el riesgo de padecer ataques al corazón.
  • Debido a que los frutos secos tienen antioxidantes (como ser las vitaminas C y E),son fundamentales para combatir a los radicales libres, esas sustancias que son responsables por la formación de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro.
  • Son excelentes para disminuir el estrés, la fatiga y el síndrome premenstrual, debido a sus aportes en ácido fólico, muy bueno a su vez para aumentar las defensas en el organismo.
  • Por último, los frutos secos ofrecen fibra, poca grasa saturada y mucha insaturada, proteína vegetal, proteínas y sustancias bioactivas como los flavonoides. Aportan también minerales, potasio, calcio, fósforo, hierro, zinc, entre otros.

    Los frutos secos te aportan energía y vitalidad
    Los frutos secos te aportan energía y vitalidad
  • Es recomendable consumir los frutos secos sin salar, ni freír ni tostar, es decir, crudos como “salen” de la cáscara. En lo posible, no rehogarlos con manteca y si esto ocurre, no añadir a la preparación en caliente azúcar, sal o colorantes y conservantes.

¿Cuáles son sus beneficios?.No todos los frutos secos poseen las mismas propiedades.

Pistacho: Se caracteriza por su alto contenido en vitamina A, ácido oleico, fitoesteroles, importantes para el buen funcionamiento de las arterias y del corazón.

Castañas: Ricas en completo B. Son recomendadas para el estrés, anemia, depresión y durante el embarazo y la lactancia.

Nueces: Lo mejor es su Omega 3 y su proteína vegetal.

Almendras: Son ricas en cobre, hierro, fósforo y calcio….Recomendadas por los médicos y especialistas en nutrición por su riqueza en calcio. Son un antioxidante natural perfecto para el cuidado de la piel, una fuente importantísima de fibra y además, un perfecto regulador del tránsito intestinal.

Avellanas: contienen ácido fólico, que previene enfermedades del corazón y degenerativas, como el Alzheimer. A su vez, sirve para relajar la sangre y los vasos sanguíneos, sacian mucho el hambre y se pueden consumir molidas, como relleno de pastas, picadas, crudas, etc.

Maníes: si bien pertenecen al sector de las legumbres, muchos los conocen como frutos secos. Contienen mucho folato, que ayuda en el desarrollo del cerebro y protege del deterioro cognitivo. Son recomendadas en las mujeres embarazadas y en los vegetarianos, por contener ácido fólico, vitamina E y grasas saludables.

Existen otros granos que no son muy recomendables por su alto contenido de grasa. Pero de estos hablaremos en otra ocasión.

Autor: Itziar Digón/ Nutrióloga

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*