Tu pensamiento, el origen de tu salud o de tu enfermedad

La meditación es la mejor herramienta para que aprendas a calmar y cambiar tus pensamientos
- en Destacadas, Medicina alternativa, Top 5

Ciudad de México.-  De qué te sientes culpable, tienes deseos de venganza, estas  insatisfecho de lo que tienes hasta este momento, por qué sientes tanto resentimiento, por qué te la pasas criticando a los demás, te hace feliz dañar a los otros, por qué estas enferma (o) de esto o aquello, por qué te peleas con todo el mundo, por qué sientes que nadie te quiere. Y por qué te la pasas culpando a los demás de lo que te sucede.

Muy seguramente te haces alguna de estas preguntas y no encuentras respuestas a algunas de ellas. Sin embargo, sabes que todo lo que te sucede en este instante, alegría, infelicidad, prosperidad, salud, enfermedad, pobreza, ha sido ocasionado sólo por una persona, tú.

La identificación con nuestros pensamientos y sentimientos la mayoría erróneos, nos ha mantenido todo este tiempo viviendo en la rueda del Samsara o sufrimiento, apegado a programas erróneos que nos han obstaculizado creer y confiar en nosotros y ver lo maravillosos y extraordinarios que somos.

Los miedos, temores, preocupaciones, corajes, ansiedades, melancolías, tristezas, envidias, resentimientos, baja autoestima, egoísmos, producto de una mente que vive en el ego, en la dualidad, que te han llevado a las dificultades, a los obstáculos, pues has vivido en la inconsciencia.

Como todos lo hemos comprobado, cuando le permitimos a las emociones tomar el control de nuestra vida, usamos al exceso de sexo, el cigarro, la comida, el cine, los viajes, las fiestas, el alcohol y muchos otros distractores, para intentar evadir ese algo que te hace sentir tanta ansiedad, sufrimiento, dolor, un enorme vacío existencial que no se llena con nada, ni con nadie.

Como no estamos entrenados en la introspección (mirar hacia adentro de nosotros mismos en fortaleza mental y emocional) la permitimos a las emociones negativas que se impongan por sobre las positivas y es de esperarse que a lo largo de cultivarlas, el cuerpo da los primeros síntomas de enfermedad

La colitis, gastritis, migrañas, hemorroides, obesidad, dolor en todo el cuerpo, diabetes, hipertensión, depresión, y quién sabe cuántos otros padecimientos surgen de repente y aumenta la preocupación y angustia pues nuestra mente (que casi siempre está en el pasado o en el futuro), ya está pensando en que vendrá algo peor, otras enfermedades degenerativas que tarde que temprano, nos llevarán a la muerte..

Por eso cuando cambias lo que estas pensando, dejas de enfermarte y tu vida fluye en salud y abundancia

No obstante, la enfermedad sólo te está advirtiendo que ya le pares a la forma de pensamiento con el que vibras, pues creaste todas las situaciones desfavorables en tu vida en el plano emocional, de salud, amistoso, económico, profesional y demás.

La metafísica explicada al mundo por el extraordinario maestro Siddhartha Gautama “Buda”, nos explicaba que el poder de nuestro pensamiento está en el aquí y ahora. E incluso nos enseñó que la meditación es una gran herramienta para poder cambiar los estados de pensamiento y por ende, tu vida en su totalidad.

Tu pensamiento es Energía.

La energía que llevas en tu cuerpo físico, así como la áurica, son alteradas por la emisión de energías como un “bumerang”, si tus pensamientos son negativos, originarás energías de la misma frecuencia, que regresarán hacia ti, alterando la energía de tu cuerpo provocándote enfermedades o carencias en tu vida, y emociones como miedos, temores, preocupaciones, corajes, envidias, terquedades, orgullos, críticas.

Estas emociones (procesos químicos) te impedirán lograr la evolución de tu espíritu, te avejentarán y te enfermarán causándote mucho, muchísimo dolor y sufrimiento.

Veamos tres ejemplos:

¿Qué enfermedad te produce la emoción resentimiento?. El cáncer,  la persona que sufre de este padecimiento tiene un resentimiento muy, muy hondo en su corazón. Por no perdonar, no logrará su evolución ya que prefiere mantener su pensamiento en el odio, distante del perdón y el amor y concentrada en un pasado lleno de dolor, ira, resentimiento.

¿Qué enfermedades te producen el egoísmo, la terquedad y el orgullo?.  El ser egoísta, terco, inflexible y orgulloso alteran la energía de tus rodillas y sufrirás dolores musculares, edemas y dificultad para la movilización de todas las articulaciones. Si eres humilde por el contrario y aprendes a dar sin esperar nada a cambio notarás que los dolores desaparecen. Pues tu energía fluye extraordinariamente.

¿Qué enfermedad te produce el miedo?.- El miedo de acuerdo a estudios origina el 60% de  todas nuestras enfermedades. Es el culpable de la inflamación del sistema nervioso, especialmente del cerebral, de los que vertebrales y del nervio ciático.

Cuando dejas el miedo, el drama y la sensación de impotencia (por programas y creencias limitantes que traes desde niño -no puedes, no eres capaz, no sirves para nada) y te conectas con tu maestro interior, con tu ser, y confías en el fluir de la vida, todo llega a ti por sí solo).

El Oráculo de Delfos (el lugar donde los griegos consultaban con los dioses) ya lo decía. Conócete a ti mismo.

Cuando te habla la Jaula de Grillos (eres tensión, crispación, desánimo, miedo, tristeza).

Cuando escuchas a tu maestro interior (eres amor, paz, serenidad, compasión, alegría, actitud)

Podría citarte una larga lista de padecimientos y de emociones que las producen, todas producto de los patrones de pensamiento que se manifiestan en nivel físico, emocional, mental, no obstante, vayamos al origen de todo.

La ley de Correspondencia te recuerda que en tu mente, hay dos grandes maestros: El Ego y el Espíritu. Dos voces que te hablan desde el interior y sus mensajes son completamente opuestos. Esas voces debaten entre sí para tratar de convencerte qué caminos tomar.

Es tu función elegir a cuál quieres atender. Lo que tu vida te está demostrando en este momento, es al maestro que decidiste escuchar a lo largo de todo este tiempo y que te ha mantenido paralizado o en franco vuelo.

Si vives en el ego, sufres, enfermas y mueres mas rápido.. Buda nos dejó 7 consejos para abandonarlo

¿Qué diferencía al maestro ego,  del maestro espíritu?

El ego es el conjunto de pensamientos que nos define como individuos, contiene nuestra historia, se resume la influencia de nuestros padres, amigos, parientes, la cultura, la sociedad a la que perteneces, resume todo lo que crees sobre ti mismo, todo aquello que has aceptado como verdadero, hasta el presente..

El ego te dice que tienes cierta apariencia física, determinado color de piel, cierto estrato social y demás, es el conjunto de pensamiento que te describen a ti mismo, pero es una idea limitada. Te identifica con tu cuerpo físico y te hace sentir vulnerable. Te hace pensar que eres un ente separado de los demás.

El mecanismo principal del ego es la culpa.

El ego vive en el eterno pasado y te despierta ansiedad por todo lo que no logras obtener, te recuerda siempre tus fracasos y te invita a permanecer en la zona de confort pues moverte de ahí te produce mucho miedo y preocupación. Y te dice que no puedes.

Los mensajes del ego generan ansiedad, miedo y culpa. Te culparás a ti y a los demás de todo lo que sucede en tu vida.

El espíritu te dice que eres un ser espiritual perfecto, eterno y poderoso, que vive una experiencia terrenal, que nada ni nadie puede hacerte daño, cree en la unidad y te recuerda que todos estamos conectados. Somos parte de la Unidad. El hijo de Dios es uno solo y todos formamos parte de él.

El mecanismo del espíritu es el perdón.

El espíritu vive en el presente.

Los mensajes del espíritu son consoladores y muy reveladores. Porque gracias a ellos entiendes por qué te sucede esto o aquello y por qué tu vida es cómo es.

El espíritu te recuerda que todo lo que te ha sucedido es perfecto y necesario para tu evolución,  que no hay culpables, de tu pobreza o riqueza, de tu salud o de tu enfermedad, tampoco hay castigos…todo forma parte del proceso de aprendizaje. Te recuerda que tu única misión en el planeta es brindar amor. Si das verdadero amor, entonces no tienes nada que exigir, reclamar o perder.

¿Cuándo escuchas a tú ego y cuando a tú espíritu?.

Si pierdes el sueño durante las noches,  vives molesto, atormentado y enfermo, estas escuchando los dictados del maestro ego.

Si duermes bien, sientes amor, paz y vives armonía y sin apuros de ninguna clase, estas siguiendo el camino que te dicta el maestro espíritu.

El espíritu te recuerda que debes tener presente que estas en la tierra para sanarte a ti mismo, no para cambiar, rescatar, exigir, ni iluminar o salvar a nadie.

El espíritu te recuerda que todo lo que vives es para ayudarte en tu elevación y no tienes que condenar a nadie por lo bueno lo malo que te sucede.

Sólo tú decidiste qué camino elegir y todas las personas que se han cruzado por tu camino, a las que condenaste, recriminaste, reclamaste porque según tu han sido culpables de tu divorcio, desempleo, infelicidad, pobreza, enfermedad, y demás insatisfacción,  solo han sido los maestros que tu seleccionaste para darte la oportunidad de sanarte.

Debes recordar que donde radica tu verdadero poder es el libre albedrío de elegir tus pensamientos. Es así como tomas el control de tu vida.

No caigas en el papel de víctima, para la tendencia de culpar a los demás y asume la responsabilidad de todo lo que te sucede en la vida, porque tampoco tú has sido culpable. Todo ha sido parte de la enseñanza que te tocó aprender en esta encarnación.

No hay nada que nos condene mas… que vivir con los ojos cerrados… conecta con tu interior y vive en el ser..

¡Creen en ti y ponte en marcha! ¡Conecta con la luz que hay dentro de ti!. 

Recuerda que como dijo Santo Tomás de Aquino, siglo XIII después de Cristo: “Todos los pecados-errores- del ser humano, proceden de un único origen: la soberbia”.

Por eso se humilde, mira hacia adentro de ti, observa lo que estás pensando, mirando y cómo estas actuando. Necesitas comprometerte contigo para que emerja la enorme grandeza que existe en tu interior.

¡Ten fé, confianza en ti y bendice!

Bendice a todos los que culpaste, porque ellos te han conducido hasta este momento de luz.

Bendice a todos los que te han obligado a salir de tu zona de confort.

Bendice a todos los que te caen mal, a los que criticas, juzgas y hablas mal de ellos,  son sólo el reflejo de tu imagen, de lo que aún no aceptas de ti.

Bendigo a todos y cada uno de los seres que se han cruzado por mi camino. Mis padres, mis hermanos, mis amigos, mis guías, mis maestros, todos, absolutamente todos me han ayudado a ver la luz en el camino..

A todos y a cada uno,  les pido perdón con el corazón en la mano por todo el daño que pude haberles causado.

Todo fue producto de la oscuridad e ignorancia de una mente nublada por el sufrimiento como dice el maestro Buda. 

¡Doy gracias por todo lo que se me ha concedido hasta ahora y por todo lo que vendrá!. Que así sea.

Autora: María Lilia Ramírez Baizabal/ Terapeuta en Medicina Tradicional China 

 

 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*